Message In English

BlueBar

Breaking Free From The Bondage of a Controlling Spirit

Siendo Libres de la Esclavitud a un EspIritu Controlador

BlueBar

Isa 14:3 Y en el d?a que Jehov? te d? reposo de tu trabajo y de tu temor, y de la dura servidumbre en que te hicieron servir…

            Cualquiera bajo alg?n tipo de esclavitud, est? en atadura. Cualquier pecado o h?bito pecaminoso sobre el cual no puedas vencer, o sobre el cual no hayas vencido aun, es una atadura. Pero existe tambi?n un tipo diferente de atadura. Es un tipo de atadura espiritual, pero en lugar de ser uno que opera en tu vida, como en la posesi?n demoniaca u obsesi?n, se trata de un esp?ritu que opera a trav?s de otra persona que de alg?n modo te est? afectando. En este mensaje, nos concentraremos en hablar acerca de los esp?ritus controladores.

            Una persona que tiene un esp?ritu controlador, tratara de controlar a cualquiera que se encuentre alrededor suyo, controlar sus vidas, sus decisiones, todo; y en ese sentido, trataran de hacer cualquier cosa a fin de obtener influencia y poder. Ellos quieren controlar sus vidas y las vidas de todos aquellos que est?n alrededor suyo, para que hagan las cosas de la forma que ellos quieren y/o piensan. Mucha gente se encuentra bajo la influencia o poder de alguien m?s en quien opera un esp?ritu controlador. Este puede ser incluso alg?n familiar, un c?nyuge o inclusive un jefe en el trabajo.

            Perm?teme darte un ejemplo. Una mujer se casa con un hombre, pero ella no puede hacer nada sin el consejo o la autorizaci?n de su madre. La madre le dice a ella todo lo que debe o no debe hacer, inclusive inmiscuy?ndose en la forma de educar a los hijos. La madre no necesita encontrarse f?sicamente en el hogar con su hija para controlarla. As?, vemos que la esposa esta mucho mas sometida a la autoridad y dominio de su madre, que a su esposo. Puede ser al contrario. Un hombre se casa, pero es su madre la que decide y controla su vida, resultando que parezca que ?l se encuentra casado es con su madre y no con su esposa.

            Un “hijito de mama” que no puede hacer nada sin tener a su madre al lado. Estos est?n en total y abierta contradicci?n con la advertencia escritural y al principio espiritual del matrimonio llamado “dejar y unirse”. Mat 19:5 “…y dijo: Por esto el hombre dejar? padre y madre, y se unir? a su mujer, y los dos ser?n una sola carne”. Muchas veces en este tipo de relaciones, es como si la madre, que en este caso es la suegra del otro c?nyuge, colocase una barrera entre la pareja y causar una separaci?n, como si tratase de recuperar para s? al hijo o hija.

            El problema es que esa madre tiene un esp?ritu controlador. Date cuenta que tu frecuentemente has escuchado historias de madres que tratan de controlar la vida de sus hijos incluso despu?s de haberse casado; pero nunca escuchas sobre padres que act?en de esta forma. Existen muchos tipos de personas en quienes operan esp?ritus controladores. Puede inclusive suceder dentro de la Iglesia en la forma de un individuo que es asignado sobre otros, como alguien en una posici?n de supervisi?n en una estructura denominacional, como alguno que encabeza una misi?n extranjera, o como superintendente de distrito, u obispo; dependiendo de cu?l sea la denominaci?n.

            Y su deseo entonces, es controlar a todo el que se encuentre por debajo suyo para su propio inter?s o beneficio. Simplemente quieren estar en control, pero sea donde quiera que esto ocurra, en el matrimonio, en el ministerio, en las relaciones interpersonales o en el trabajo, existen personalidades controladoras y esp?ritus que buscan traer a otras personas bajo su poder, posici?n e influencia. A trav?s de la historia, vemos como muchos hombres han tratado de hacer esto, incluso l?deres de naciones, como Hitler o Stalin. Todas las dictaduras y sistemas similares, como el Papa, buscan controlar a todos a su alrededor.

Pero estos esp?ritus est?n en todas partes a nuestro alrededor. Operan en los negocios, en las casas, las Iglesias, en todos lados. Hombres sobre mujeres y otros hombres, y mujeres sobre hombres y otras mujeres; constantemente operando para atraer y mantener a otros en atadura a ellos y a sus intereses. ¿Por qu? crees que existe el t?rmino “Junta Directiva pose?da por los di?conos”? Es una Junta que controla a la Iglesia, e inclusive al Pastor, que nada puede ser hecho fuera de su opini?n y aprobaci?n. Algunas veces el diacono que trata de controlar al Pastor, puede ser aquel que da los diezmos m?s altos de la Iglesia. De ah? es que el obtuvo la posici?n para comenzar con esto.

F?jate en lo que dice David en el Salmo 54:3 Porque extra?os se han levantado contra m?, Y hombres violentos buscan mi vida; No han puesto a Dios delante de s?. Selah”. ¿Te encuentras bajo la atadura o el control de alguien con un esp?ritu controlador? ¿Te est?s exponiendo a la “lluvia radiactiva” de otra persona que est? siendo controlada a su vez por otro con un esp?ritu controlador? ¿Est?s siendo afectado por esta causa sin que sea tu culpa? ¿O tal vez te encuentras recuper?ndote de una atadura en tu pasado, que hace dif?cil que puedas confiar en otras personas ahora, y tener relaciones interpersonales saludables, como Dios lo plane?, haciendo dif?cil para ti confiar en tu Pastor o en cualquier persona porque en una ocasi?n estuviste bajo un esp?ritu controlador?

[S? que las cosas de las que estoy hablando ac? son reales y verdaderas para algunos de mis lectores, que o bien estuvieron bajo un esp?ritu controlador en una ocasi?n, o que est?n siendo influenciados por alguien en quien est? operando ahora un esp?ritu controlador] Aparte del mismo Satan?s, y su deseo de controlar la vida de toda la humanidad, para arrastrarlos a todos ellos a un fin en el infierno junto a ?l, tenemos la historia b?blica de una persona que ten?a un esp?ritu controlador muy poderoso. Es la historia de Jezabel, quien se convirti? en una herramienta de Satan?s, controlada por ?l y que a su vez controlaba a otros.

Ahora el t?rmino “Jezabel” tambi?n ha sido utilizado para describir a una dama que usa mucho maquillaje, ella era el origen de todo esto, y se refiere a una que se viste y se arregla como una prostituta, una que se adorna de forma seductora, una mujer licenciosa que trata de seducir a los hombres. El libro de Proverbios nos habla acerca de este prototipo de mujer (Prov. 7:10-18) Pero estoy hablando acerca de un aspecto diferente de este personaje “Jezabel”. Incluso cuando ella se arreglaba para parecer atractiva y llamativa en cualquier forma carnal, esto se deb?a al deseo de controlar a otros y su propia situaci?n, a fin de que las cosas salieran a su manera.

Y d?jame decirte esto, este “esp?ritu de Jezabel” al cual nos vamos a referir m?s adelante y a estudiar, no limita su ?rea de operaci?n a las mujeres solamente. No es un esp?ritu femenino, contra un esp?ritu masculino, ambos g?neros pueden ser influenciables por este demonio; pero hoy en d?a es mucho m?s prevalente en mujeres, como fue visto en el movimiento de la liberaci?n femenina y el movimiento de la Nueva Era, la adoraci?n a las diosas, etc. Satan?s est? tratando de tomar posesi?n de cada mujer, y luego entonces usarlas para controlar a todo hombre. Esto es lo que est? ocurriendo hoy en d?a. Y las mujeres de hoy est?n cayendo a causa de su mentira y formas seductoras, a fin de atraer a los hombres para estar en control de sus vidas y las de otros que est?n a su alrededor.

Es lo que en muchas ocasiones he denominado como “esp?ritu de brujer?a”. Eso es en realidad un esp?ritu controlador, que busca controlar a otros, sea hombre o mujer. 1era. de Reyes 21:1-2 Pasadas estas cosas, aconteci? que Nabot de Jezreel ten?a all? una vi?a junto al palacio de Acab rey de Samaria. Y Acab habl? a Nabot, diciendo: Dame tu vi?a para un huerto de legumbres, porque est? cercana a mi casa, y yo te dar? por ella otra vi?a mejor que esta; o si mejor te pareciere, te pagar? su valor en dinero. Suena como una muy buena oferta y viniendo del rey, podr?as en lo natural pensar que es una oferta bastante razonable y no habr?a ninguna raz?n por la cual el no hubiese aceptado.

Pero Nabot era un hombre piadoso que no pon?a precio a su conciencia, que no pod?a ser sobornado o estafado. El rehus? vender su vi?a porque esto era contrario a la ley de Mois?s. Era prohibido por la ley de Dios que un israelita vendiese su propiedad, cualquiera que fuese su tipo, a un extranjero, a un no- israelita. Pienso que Nabot era tan razonable como piadoso y que, en otras circunstancias, habr?a estado contento de complacer al rey y prestarle sus tierras, o inclusive plantar y cosechar algo para el rey; sin embargo el dijo “no puedo venderte la tierra porque la ley de Dios lo proh?be”. Nabot muy cort?smente rechaz? el pedido del rey por razones obvias, y Acab supo que la raz?n que Nabot le ofrec?a era la ?nica cosa justa que este hombre pod?a hacer sin faltar a Dios. Pero se equivocaba al pretender querer tomar posesi?n de la vi?a.

El verso 3 del cap?tulo 21 nos dice Y Nabot respondi? a Acab: Gu?rdeme Jehov? de que yo te d? a ti la heredad de mis padres. ¿Tendr?as el valor de oponerte al rey estando en una circunstancia similar? La propiedad de la tierra que Dios les entreg? en posesi?n, era considerada como una garant?a de la propiedad celestial; que la representaba tanto en tipo como en sombra [Recuerda nuestro estudio sobre la vida de Josu? y Poseed la Tierra]. Nabot era uno de los 7000 que no se arrodillaron ante la religi?n de la “Nueva Era” de los Baales que era muy popular en aquellos d?as, como muchos ya hab?an hecho, y que permanec?a fiel a Dios. La adoraci?n a los Baales de entonces es bastante similar a la religi?n de la Nueva Era de hoy d?a, que es seguida por muchos, dejando de servir al Dios vivo y verdadero.

Debido a la posici?n justa y piadosa de Nabot, Acab torci? todo para su beneficio (Vs. 4) No existe nada mejor que una posici?n firme y sin compromisos con el sistema de parte de un hombre justo para despertar la ira de un individuo imp?o y avaro. El rey hizo gala de su mal car?cter en el palacio e inclusive se negaba a comer, haciendo berrinche cual ni?o malcriado. ¿No es para sentir l?stima por este pobre rey que no pod?a lograr que las cosas fuesen a su manera como un ni?o cuando llora por un juguete que quiere y no puede tener? Ahora, para a?adir a esto, como toda persona con poder y prestigio, el rey Acab estaba lleno de orgullo. Este tipo de personas hoy en d?a, al igual que ?l, odian enfrentarse con alguien de convicciones santas que no se va a arrodillar ante el sistema. Ellos enloquecen porque no pueden controlarlos, no saben qu? hacer con ellos.

Sabes de lo que estoy hablando, pero Jezabel si sab?a qu? hacer. Era la mujer esperando a su pr?xima v?ctima, lista para golpear y mostrar su poder y de lo que era capaz de hacer. Los versos 5-7 nos dicen: Vino a ?l su mujer Jezabel, y le dijo: ¿Por qu? est? tan deca?do tu esp?ritu, y no comes? El respondi?: Porque habl? con Nabot de Jezreel, y le dije que me diera su vi?a por dinero, o que si m?s quer?a, le dar?a otra vi?a por ella; y ?l respondi?: Yo no te dar? mi vi?a. Y su mujer Jezabel le dijo: ¿Eres t? ahora rey sobre Israel? Lev?ntate, y come y al?grate; yo te dar? la vi?a de Nabot de Jezreel. Oye, ¿Acaso no eres t? el rey? ¿Acaso no est?s a cargo? ¿No eres tu quien gobierna en Israel? Deja de lloriquear, yo te dar? lo que t? quieres. Bajo la pretensi?n de animarlo, ella estaba alimentando su orgullo y lujuria, avivando las llamas de la ira que hab?a en el coraz?n de Acab y tomando el asunto en sus manos.

¿Por qu?? Ella est? diciendo “Tengo todo bajo control y se c?mo hacer para que obtengas lo que quieres”. F?jate en la expresi?n “yo te dar?”. ¿Te recuerda esa expresi?n algo? ¿Qu? tal cuando Lucifer hablo en tiempo futuro seis veces a Dios en Isa. 14:13-15? T? que dec?as en tu coraz?n: Subir? al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantar? mi trono, y en el monte del testimonio me sentar?, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subir?, y ser? semejante al Alt?simo. Mas t? derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo. Esto es lo que le sucede a todos lo que tienen tal orgullo y deseo de estar en control de sus vidas y de las de otros a su alrededor.

Jezabel conf?a mucho en s? misma, como alguien que tiene mucha experiencia o que ha transitado esa senda antes, que sabe c?mo salirse con la suya porque ya lo ha hecho antes. Esta no es la primera vez que ella ha actuado en esta forma de rebeld?a y manipulaci?n. Ahora, debemos darnos cuenta que existe una diferencia entre alguien con la capacidad de tomar cargas y alguien en quien opera un esp?ritu controlador. No son la misma cosa. Mucha gente justa y buena est?n altamente calificados para saber c?mo motivar a otros al trabajo y como lograr que las cosas se hagan. Estos dirigen y controlan situaciones y necesidades de forma correcta y adecuada. Jezabel, por otro lado, es un esp?ritu maligno controlador. El esp?ritu de control siempre quiere dominar y manipular, as? como controlar a otras personas y situaciones. Es un esp?ritu opresor.

Oseas 12:7 Mercader que tiene en su mano peso falso, amador de opresi?n. Es una advertencia. Este tipo de personas aman el estar en control. Isa?as 3:12-14 Los opresores de mi pueblo son muchachos, y mujeres se ense?orearon de ?l. Pueblo m?o, los que te gu?an te enga?an, y tuercen el curso de tus caminos. Jehov? est? en pie para litigar, y est? para juzgar a los pueblos. Jehov? vendr? a juicio contra los ancianos de su pueblo y contra sus pr?ncipes; porque vosotros hab?is devorado la vi?a, y el despojo del pobre est? en vuestras casas”. Dios se levantar? en juicio contra el opresor. Dios est? en contra de aquellos en quienes opera un esp?ritu controlador y opresor; pero est? de parte de aquellos que son humildes de coraz?n.

El Salmo 72:4 Juzgar? a los afligidos del pueblo, Salvar? a los hijos del menesteroso, Y aplastar? al opresor. Proverbios 3:31-32 No envidies al hombre injusto, Ni escojas ninguno de sus caminos. Porque Jehov? abomina al perverso; Mas su comuni?n ?ntima es con los justos. Proverbios 28:16 El pr?ncipe falto de entendimiento multiplicar? la extorsi?n; Mas el que aborrece la avaricia prolongar? sus d?as. Isa?as 14:4-5 …pronunciar?s este proverbio contra el rey de Babilonia, y dir?s: C?mo par? el opresor, c?mo acab? la ciudad codiciosa de oro! Quebrant? Jehov? el b?culo de los imp?os, el cetro de los se?ores.

Isa?as 51:11-13 Ciertamente volver?n los redimidos de Jehov?; volver?n a Sion cantando, y gozo perpetuo habr? sobre sus cabezas; tendr?n gozo y alegr?a, y el dolor y el gemido huir?n. Yo, yo soy vuestro consolador. ¿Qui?n eres t? para que tengas temor del hombre, que es mortal, y del hijo de hombre, que es como heno? Y ya te has olvidado de Jehov? tu Hacedor, que extendi? los cielos y fund? la tierra; y todo el d?a temiste continuamente del furor del que aflige, cuando se dispon?a para destruir. ¿Pero en d?nde est? el furor del que aflige? Jerem?as 22:3 “As? ha dicho Jehov?: Haced juicio y justicia, y librad al oprimido de mano del opresor, y no enga??is ni rob?is al extranjero, ni al hu?rfano ni a la viuda, ni derram?is sangre inocente en este lugar”.

La opresi?n es el uso cruel e injusto del poder o la autoridad. Esto hacia Jezabel. Ella pervirti? y manipul? la justicia para obtener la vi?a de Nabot a trav?s del abuso de Poder. Primero, ella reconvino a Acab por no hacer valer su poder como rey. 1era de Reyes 21:7 “Y su mujer Jezabel le dijo: ¿Eres t? ahora rey sobre Israel? Lev?ntate, y come y al?grate; yo te dar? la vi?a de Nabot de Jezreel”. ¿Qu? fue lo que hizo? Mira lo que dice el verso 8 “Entonces ella escribi? cartas en nombre de Acab, y las sell? con su anillo, y las envi? a los ancianos y a los principales que moraban en la ciudad con Nabot”. Un esp?ritu controlador opresor solo quiere el poder, y lo van a obtener de cualquier forma que sea posible a fin de que su causa prevalezca.

Ellos disfrutan controlando a otros. Muchas mujeres hoy en d?a son las que aun se atreven a escribir cartas a nombre de sus esposos o de alg?n otro en autoridad a fin de manipular personas o eventos. Una esposa detr?s de escena puede ejercer m?s poder a trav?s de la influencia y la manipulaci?n, que su esposo que es quien en realidad est? a cargo. Miremos el ejemplo de la pareja conformada por Bill y Hillary Clinton. Aun cuando ?l era el Presidente, quien en realidad ten?a el poder y el control era ella, porque Hillary controlaba a Bill. ?l solo hace lo que ella desea. Se ha sabido que ?l ha dicho “No puedo hacer eso porque debo ir a casa esta noche. No me atrever?a a hacer algo que disguste a Hillary”.

¿Por qu?? Porque ella se enfadar?a mucho, la se?ora demostrar?a todo el furor de su ira, de hecho se supo que ella era conocida por arrojar cosas luego de mudarse a la Casa Blanca. Ella estaba dispuesta a hacer lo que estuviera a su alcance para que Bill hiciera lo que ella quisiese. De hecho, ?l le teme a ella. Ella es id?ntica a la Jezabel b?blica. En la Iglesia, he visto tanto a hombres como a mujeres dentro de una Congregaci?n que constantemente trabajan para controlar a la gente a trav?s de “profec?as personales”. Recuerdo que en ciertas ocasiones en que visit? la Iglesia Lakewood, alguien siempre se me acercaba a decirme “Tengo una palabra para ti de parte del Se?or”. ¡Mentira! Eso es lo que es, una mentira. De esta forma ellos influencian a la gente y hacen que la gente haga lo que ellos desean tambi?n. Tambi?n debo decir que lo mismo me sucedi? en el Templo Evangel?stico.

En el hogar, un hombre har? un uso incorrecto del concepto b?blico de la Sumisi?n a fin de controlar a su esposa o la someter? a una relaci?n de cruel esclavitud. Algunas veces, ese tipo de relaci?n procede de su cultura antes que ellos vengan al Cristianismo. Cuando ellos vienen a Cristo y escuchan una ense?anza sobre que las esposas deben someterse a sus esposos, a ellos les encanta puesto que les sirve de justificaci?n para razonar el hecho de que los hombres deben estar en control y tratar a sus esposas cual esclavas, como si fueran de su posesi?n como un mueble o un electrodom?stico. Pero con todo, ellos ignoran la advertencia b?blica para los esposos de “amar a sus esposas”.

Efesios 5:23-25 Las casadas est?n sujetas a sus propios maridos, como al Se?or; porque el marido es cabeza de la mujer, as? como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y ?l es su Salvador. As? que, como la iglesia est? sujeta a Cristo, as? tambi?n las casadas lo est?n a sus maridos en todo. Maridos, amad a vuestras mujeres, as? como Cristo am? a la iglesia, y se entreg? a s? mismo por ella. 1era de Pedro 3:5-7 Porque as? tambi?n se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos; como Sara obedec?a a Abraham, llam?ndole se?or; de la cual vosotras hab?is venido a ser hijas, si hac?is el bien, sin temer ninguna amenaza. Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso m?s fr?gil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

Existe un balance en la Palabra de Dios. Si el hombre no ama a su esposa, entonces ese balance se ha perdido. Si una esposa no se somete a su esposo, no hay equilibrio. Lo que es peor es lo que la mayor?a de los matrimonios debe enfrentar, donde ninguno de ambos principios son practicados en el hogar. No hay amor y tampoco sumisi?n. ¡Qu? problema tan serio! El hombre se gana el derecho de que su esposa se someta a ?l, en la medida en que ?l se somete a Dios. Aunque, sea que ?l se someta a Dios o no, esto no excusa a la esposa de no someterse a ?l. Porque la Biblia se refiere a la situaci?n en donde la esposa es salva pero el esposo no lo es. Simplemente, somos responsables de obedecer a Dios en lo que nos corresponde, el rol que ?l nos ha entregado y del cual nos pedir? cuenta; sea que nuestro c?nyuge o quien sea cumpla o no con su parte.

Cada quien ser? juzgado por la medida en que cumpli? los Mandamientos que Dios nos ha dado a obedecer. Si bien es cierto que los hombres han abusado de su rol en el hogar, tambi?n es cierto que muchas mujeres hoy d?a andan en busca de un hombre pasivo con el cual casarse, uno que ellas saben que pueden controlar aun antes de casarse con ?l. Ahora, Jezabel no solamente control? y manipul? para salirse con la suya, sino que para llegar a esto hizo uso de una cubierta religiosa. 1era de Reyes 21:9 “Y las cartas que escribi? dec?an as?: Proclamad ayuno, y poned a Nabot delante del pueblo”. Al proclamar un ayuno, estaba diciendo que sus casas, ciudades e incluso la naci?n se encontraban bajo el juicio de Dios. Ella les estaba diciendo que hab?a un problema en la ciudad y se requiere llegar a la ra?z del asunto, as? que todos deb?an ayunar y hacer  aquello.

 La oraci?n y el ayuno eran los medios de descubrir porque Dios estaba airado y entonces arrepentirse para detener Su Juicio. Es muy peligroso y delicado, cuando la gente usa la Escritura y el nombre de Cristo para manipular a otros. Sol?a existir un movimiento denominado “el Mover de los Pastores” el cual no era otra cosa que un medio a trav?s del cual algunos hombres se dedicaban a controlar las vidas de otras personas. Jezabel le tendi? una trampa a Nabot, quien seria procesado y hallado culpable por un tribunal compuesto por los secuaces de esta mujer bajo el velo religioso de un ayuno. (v. 10) “y poned a dos hombres perversos delante de ?l, que atestig?en contra ?l y digan: T? has blasfemado a Dios y al rey. Y entonces sacadlo, y apedreadlo para que muera”.

A fin de cuentas, este esp?ritu controlador har? todo lo que sea posible para salirse con las suyas. Lo triste ac? es que ella minti? y manipul? todo para que as? fuera, y a ella ni siquiera le importaba la vi?a. Ella no era jardinera, no se trataba de eso. Esto era un juego m?s para ella, sentirse en control de la situaci?n, de las personas y del resultado. Acab quer?a la vi?a, Jezabel solo quer?a poder para controlar a otros. Veamos ahora lo que sucede 20 a?os m?s tarde en las vidas de Acab y Jezabel cuando Dios decide juzgarlos.

2da de Reyes 9:1-10 Entonces el profeta Eliseo llam? a uno de los hijos de los profetas, y le dijo: Ci?e tus lomos, y toma esta redoma de aceite en tu mano, y ve a Ramot de Galaad. Cuando llegues all?, ver?s all? a Jeh? hijo de Josafat hijo de Nimsi; y entrando, haz que se levante de entre sus hermanos, y ll?valo a la c?mara. Toma luego la redoma de aceite, y derr?mala sobre su cabeza y di: As? dijo Jehov?: Yo te he ungido por rey sobre Israel. Y abriendo la puerta, echa a huir, y no esperes. Fue, pues, el joven, el profeta, a Ramot de Galaad. Cuando ?l entr?, he aqu? los pr?ncipes del ej?rcito que estaban sentados. Y ?l dijo: Pr?ncipe, una palabra tengo que decirte. Jeh? dijo: ¿A cu?l de todos nosotros? Y ?l dijo: A ti, pr?ncipe. Y ?l se levant?, y entr? en casa; y el otro derram? el aceite sobre su cabeza, y le dijo: As? dijo Jehov? Dios de Israel: Yo te he ungido por rey sobre Israel, pueblo de Jehov?. Herir?s la casa de Acab tu se?or, para que yo vengue la sangre de mis siervos los profetas, y la sangre de todos los siervos de Jehov?, de la mano de Jezabel. Y perecer? toda la casa de Acab, y destruir? de Acab todo var?n, as? al siervo como al libre en Israel. Y yo pondr? la casa de Acab como la casa de Jeroboam hijo de Nabat, y como la casa de Baasa hijo de Ah?as. Y a Jezabel la comer?n los perros en el campo de Jezreel, y no habr? quien la sepulte. En seguida abri? la puerta, y ech? a huir.

Una condici?n para que Jeh? accediera al trono, era que primero deb?a acabar con Acab y toda su descendencia. (vv. 18-22) Fue, pues, el jinete a reconocerlos, y dijo: El rey dice as?: ¿Hay paz? Y Jeh? le dijo: ¿Qu? tienes t? que ver con la paz? Vu?lvete conmigo. El atalaya dio luego aviso, diciendo: El mensajero lleg? hasta ellos, y no vuelve. Entonces envi? otro jinete, el cual llegando a ellos, dijo: El rey dice as?: ¿Hay paz? Y Jeh? respondi?: ¿Qu? tienes t? que ver con la paz? Vu?lvete conmigo. El atalaya volvi? a decir: Tambi?n ?ste lleg? a ellos y no vuelve; y el marchar del que viene es como el marchar de Jeh? hijo de Nimsi, porque viene impetuosamente. Entonces Joram dijo: Unce el carro. Y cuando estaba uncido su carro, salieron Joram rey de Israel y Ocoz?as rey de Jud?, cada uno en su carro, y salieron a encontrar a Jeh?, al cual hallaron en la heredad de Nabot de Jezreel. Cuando vio Joram a Jeh?, dijo: ¿Hay paz, Jeh?? Y ?l respondi?: ¿Qu? paz, con las fornicaciones de Jezabel tu madre, y sus muchas hechicer?as?.

Vemos aqu? que no solo Acab (aunque en realidad era Jezabel) gobernaba en Samaria, sino que su hijo era rey de Israel. (vv 24-27) Pero Jeh? entes? su arco, e hiri? a Joram entre las espaldas; y la saeta sali? por su coraz?n, y ?l cay? en su carro. Dijo luego Jeh? a Bidcar su capit?n: T?malo, y ?chalo a un extremo de la heredad de Nabot de Jezreel. Acu?rdate que cuando t? y yo ?bamos juntos con la gente de Acab su padre, Jehov? pronunci? esta sentencia sobre ?l, diciendo: Que yo he visto ayer la sangre de Nabot, y la sangre de sus hijos, dijo Jehov?; y te dar? la paga en esta heredad, dijo Jehov?. T?malo pues, ahora, y ?chalo en la heredad de Nabot, conforme a la palabra de Jehov?. Viendo esto Ocoz?as rey de Jud?, huy? por el camino de la casa del huerto. Y lo sigui? Jeh?, diciendo: Herid tambi?n a ?ste en el carro. Y le hirieron a la subida de Gur, junto a Ibleam. Y Ocoz?as huy? a Meguido, pero muri? all?.

¿Por qu? fue asesinado Ocoz?as tambi?n? 1era de Reyes 8:25-27 Ahora, pues, Jehov? Dios de Israel, cumple a tu siervo David mi padre lo que le prometiste, diciendo: No te faltar? var?n delante de m?, que se siente en el trono de Israel, con tal que tus hijos guarden mi camino y anden delante de m? como t? has andado delante de m?. Ahora, pues, oh Jehov? Dios de Israel, c?mplase la palabra que dijiste a tu siervo David mi padre. Pero ¿es verdad que Dios morar? sobre la tierra? He aqu? que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cu?nto menos esta casa que yo he edificado?.

Jezabel no solo ten?a poder sobre Samaria, sino tambi?n sobre Israel y Jud? a trav?s de su hijo y su hija. Ahora bien, Jezabel sab?a que el reino estaba bajo amenaza y que su tiempo casi se acababa, as? que estaba tratando de salvar su propio cuello. 2da de Reyes 9:30 “Vino despu?s Jeh? a Jezreel; y cuando Jezabel lo oy?, se pint? los ojos con antimonio, y atavi? su cabeza, y se asom? a una ventana”. Aqu? encontramos a la arreglada Jezabel, con su cabeza ataviada y muy bien vestida. Ella es ahora una mujer mayor, en realidad veinte a?os m?s vieja, pero aun cree que puede seguir controlando la situaci?n como en el pasado, pensando que tal vez puede seducir a Jeh?. Ella ya no tiene un poder propio nunca m?s, ni siquiera el de su esposo Acab, quien ya ha muerto. Se trata de ella en contra del mundo y en contra de Dios.

He aqu? una muy triste imagen de una mujer que representa a una ramera tratando de entrampar a un guerrero del Se?or. Hombres, mucho cuidado con las “Jezabeles” ataviadas y arregladas que van a usar sus encantos f?sicos, personales o carnales para controlarles o para desviarles del Prop?sito de Dios. Jeh?, bajo la unci?n de Dios para despojar a la naci?n de Acab y de todos aquellos relacionados con ?l, era capaz de ver a trav?s de ella. Cuando caminamos con Dios, ?l va a exponer la falsamente ataviada y adornada cabeza de Jezabel y de todo esp?ritu controlador que pueda parecer bueno, e inclusive sonar como bueno bajo un estigma religioso. Debido a que el encanto f?sico no le funcion?, ella intent? entonces con la intimidaci?n y la amenaza. (v.31) “Y cuando entraba Jeh? por la puerta, ella dijo: ¿Sucedi? bien a Zimri, que mat? a su se?or?”.

En lugar de estremecerse ante Jeh?, el instrumento del Juicio de Dios sobre ella, ella trato de hacerle temblar a ?l con una pregunta intimidante. ¿Sucedi? bien a Zimri, que mat? a su Se?or? Refiri?ndose al hombre que mat? al rey Ela en 1era de Reyes 16:8-10 y que se convirti? luego en rey en su lugar. Algo as? como “si me matas, estar? en tu conciencia”. Es la pr?ctica del esp?ritu controlador de Jezabel, el cual siempre busca alejar la atenci?n de s? mismos y se?alar hacia otros, de manipular con lloriqueo y una pl?tica sentimentalista para evitar las consecuencias del problema. Esto tampoco le result?. (vv. 32-35) Alzando ?l entonces su rostro hacia la ventana, dijo: ¿Qui?n est? conmigo? ¿Qui?n? Y se inclinaron hacia ?l dos o tres eunucos. Y ?l les dijo: Echadla abajo. Y ellos la echaron; y parte de su sangre salpic? en la pared, y en los caballos; y ?l la atropell?. Entr? luego, y despu?s que comi? y bebi?, dijo: Id ahora a ver a aquella maldita, y sepultadla, pues es hija de rey. Pero cuando fueron para sepultarla, no hallaron de ella m?s que la calavera, y los pies, y las palmas de las manos.

Esto deber?a motivar el temor en el coraz?n de aquellos en quienes opera un esp?ritu controlador. Dios es capaz de echarlos fuera de tu vida para siempre de modo que no te sigan controlando. ¿C?mo lidias y te liberas a ti mismo de un esp?ritu Jezab?lico? El profeta El?as nos dice, ya que ?l sab?a muy bien como era estar bajo la influencia de Jezabel. 1era de Reyes 19:1 Acab dio a Jezabel la nueva de todo lo que El?as hab?a hecho, y de c?mo hab?a matado a espada a todos los profetas. Ac? se refiere a lo que ocurri? en el Monte Carmelo, cuando la religi?n de la Nueva Era se levant? contra el mover de Dios y El?as tuvo que matar a 450 profetas de Baal. ?l los arras?, as? que Jezabel estaba furiosa porque ella obtuvo su autoridad y poder a trav?s de estos falsos profetas. (vv.2-3) Entonces envi? Jezabel a El?as un mensajero, diciendo: As? me hagan los dioses, y aun me a?adan, si ma?ana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos. Viendo, pues, el peligro, se levant? y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que est? en Jud?, y dej? all? a su criado.

Tan seguro ante el Altar de Dios enfrentando a 450 falsos profetas, ya la gran lucha se ha acabado, pero ahora El?as se siente agotado y cansado, y escucha y cede ante las amenazas de un esp?ritu controlador. Claro est?, algo que iba mas all? de una mera amenaza. Porque si ella verdaderamente pens? que pod?a matarlo despu?s de todo lo ocurrido, no iba a tratar de herirlo, sino de matarlo. Pero Jezabel sab?a que no pod?a hacerle da?o, ya ?l hab?a eliminado a todos sus colaboradores. (v.4) “Y ?l se fue por el desierto un d?a de camino, y vino y se sent? debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehov?, qu?tame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres”.

Aqu? ?l se sienta, atacado por este esp?ritu Jezab?lico, rindi?ndose, a punto de declararse vencido por ella y listo para morir. Pero es justamente ac? donde Dios lo ha conducido para liberarlo del efecto de este esp?ritu controlador. Si te encuentras en este momento sentado debajo de un enebro espiritual, bajo la influencia de un esp?ritu controlador, derrotado, siendo vencido a causa del esp?ritu Jezab?lico, puedes ser liberado de ello. El Se?or Jes?s es capaz de liberarte de su atadura. Primero que nada, no puedes enfrentarte a un esp?ritu controlador en tu propia fuerza o autoridad. La Victoria sobre un esp?ritu controlador debe ser ganada en el ?mbito espiritual a trav?s de la guerra espiritual. F?jate que El?as no trat? de luchar cuerpo a cuerpo, ?l no trat? de obtener la victoria contra el esp?ritu controlador en su propia fuerza o habilidad. ?l hab?a llegado al fin de s? mismo y se ech? a dormir.

Es suficiente, est? listo para morir. Era como decir “Dios, solo t? puedes derrotar a Jezabel y sacarme a m? de todo este desastre”. Puedo decir que esta es la posici?n que el Se?or desea que t? asumas tambi?n, si te enfrentas a un esp?ritu Jezab?lico. Cuando t? te enfrentas a un ataque de Satan?s, especialmente cuando usa a un amigo o incluso a un familiar, para atacarte, es muy importante que est?s alerta porque existe una forma correcta y una incorrecta de luchar en contra de ello. Reaccionar de forma injusta con una persona injusta y enzarzarte en una lucha carnal, en lugar de hacerlo en lo espiritual, no te conducir? a la victoria y a la liberaci?n. ¿Recuerdas cuando Santiago y Juan quer?an que descendiera fuego del Cielo? Lucas 9:51-55 Cuando se cumpli? el tiempo en que ?l hab?a de ser recibido arriba, afirm? su rostro para ir a Jerusal?n. Y envi? mensajeros delante de ?l, los cuales fueron y entraron en una aldea de los samaritanos para hacerle preparativos. Mas no le recibieron, porque su aspecto era como de ir a Jerusal?n. Viendo esto sus disc?pulos Jacobo y Juan, dijeron: Se?or, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo El?as, y los consuma? Entonces volvi?ndose ?l, los reprendi?, diciendo: Vosotros no sab?is de qu? esp?ritu sois.

¿De qu? se trataba esto? Ellos quer?an atravesar Samaria para llegar a Jerusal?n, pero los habitantes les dijeron que no, ellos controlaban el lugar y no permitir?an que Jes?s y Su Equipo lo atravesaran. As? que los disc?pulos quer?an demostrar qui?n estaba a cargo pidiendo que cayera fuego del cielo sobre esta gente, para obtener el control de la situaci?n y lograr lo que quer?an. ¿Qu? les dijo Jes?s? Ustedes no saben de qu? esp?ritu son. No puedes enfrentar el esp?ritu controlador de los samaritanos con tu esp?ritu controlador. No es la forma correcta de enfrentar a un esp?ritu controlador. El Se?or permiti? que El?as fuese al desierto por s? mismo, para que llegase al fin de s? mismo. Si te encuentras bajo un esp?ritu controlador u opresor, sea de forma directa o indirecta a trav?s de otra persona, la Palabra de Dios para tu vida es que debes dejar que sea Dios quien pelee la batalla por ti, y pelearla de acuerdo al Esp?ritu y no conforme a la carne.

No somos mejores que nuestros padres, quienes tuvieron que confiar en Dios para que luchara la batalla por ellos. No podemos hacer por nosotros mismos lo que ellos no lograron. ?xodo 14:14 “Jehov? pelear? por vosotros, y vosotros estar?is tranquilos”. Deuteronomio 3:22 No los tem?is; porque Jehov? vuestro Dios, ?l es el que pelea por vosotros. Cuando atraviesas una situaci?n similar a la de El?as, la mayor?a ceder? ante el des?nimo y la desesperaci?n y tratar?n de huir y esconderse; otros enfrentar?n a su atacante y luchar?n contra ?l cuerpo a cuerpo. No puedes rebajarte al nivel de Jezabel para pelear contra ella en sus t?rminos o en su territorio y pretender ganar. Si tienes un coraz?n para Dios nunca ganar?s de esta forma ya que ella te har? pedazos.

En la carne, solo uno con un esp?ritu controlador m?s poderoso puede ganar; as? como cuando una bruja nueva se levanta y destruye a una bruja vieja para apoderarse del mando. No puedes pelear contra ellos en su territorio o con su mismo esp?ritu. Esta es la forma en que puedes acercarte a Dios si te encuentras en una situaci?n que no puedes controlar. Salmos 35:1-4, 22-23 Disputa, oh Jehov?, con los que contra m? contienden; Pelea contra los que me combaten. Echa mano al escudo y al pav?s, Y lev?ntate en mi ayuda. Saca la lanza, cierra contra mis perseguidores; Di a mi alma: Yo soy tu salvaci?n. Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi vida; Sean vueltos atr?s y avergonzados los que mi mal intentan. T? lo has visto, oh Jehov?; no calles; Se?or, no te alejes de m?. Mu?vete y despierta para hacerme justicia, Dios m?o y Se?or m?o, para defender mi causa.

Tienes la opci?n o bien de pararte en la Palabra y permitir que Dios pelee tus batallas por ti, o tratar de pelar en tus propias fuerzas lo cual te traer? derrota porque Jezabel te har? pedazos cada vez que lo intentes. Luego que El?as se acost? a dormir, ?l se levant? porque un ?ngel lo despert?, esto debi? ser glorioso. 1era de Reyes 19:5 “Y ech?ndose debajo del enebro, se qued? dormido; y he aqu? luego un ?ngel le toc?, y le dijo: Lev?ntate, come”. ¡Oh cu?n grande es la Misericordia de Dios! Cuando ?l nos ve postrados en la derrota debajo de un ?rbol de enebro. (v.6) “Entonces ?l mir?, y he aqu? a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comi? y bebi?, y volvi? a dormirse”.

Esta segunda vez que se acost? a dormir, seguramente durmi? mucho mejor. La primera vez que se ech? a dormir, algo lo estaba devorando desde adentro: el esp?ritu de Jezabel. Salmos 53:4 ¿No tienen conocimiento todos los que hacen iniquidad, Que devoran a mi pueblo como si comiesen pan, Y a Dios no invocan?. El?as se hab?a ido a la cama sintiendo como Jezabel se estaba comiendo su alma; pero ahora ?l hab?a comido la provisi?n del Se?or y pod?a dormir tranquilamente en el Se?or, ya no m?s bajo depresi?n u opresi?n, ni siendo comido mental, emocional y espiritualmente. Hay alguien aqu? en una condici?n similar a la que El?as enfrentaba, bajo la influencia de una persona en quien opera un esp?ritu controlador, o bajo una experiencia pasada en la cual tu vida fue grandemente afectada por las decisiones de otros sobre las cuales no ten?as control o que no te merec?as.

Esas personas pueden pasar de nuestras vidas y aun as? puede haber un esp?ritu controlador sobre ti si existe amargura, tristeza, dolor o mal humor, incluso cuando ellas hayan superado esto. Jezabel no se hallaba en cuerpo presente por ning?n lugar del desierto donde El?as se hallaba, pero ?l aun estaba bajo el efecto de su hechizo. Salmos 127:2 Por dem?s es que os levant?is de madrugada, y vay?is tarde a reposar, Y que com?is pan de dolores; Pues que a su amado dar? Dios el sue?o. El pan de dolores te deja un muy mal sabor en el est?mago y en la mente. 1era de Reyes 19:6 Entonces ?l mir?, y he aqu? a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comi? y bebi?, y volvi? a dormirse. Estaba en su cabeza, ¡Que practico resulta esto! El?as estaba bajo un ataque f?sico y mental.

Jezabel estaba tratando de sacarlo de quicio, el no estaba pensando claramente, estaba experimentando un lapsus espiritual y mental y hab?a olvidado que Dios pod?a protegerlo y encargarse de Jezabel, y ten?a un coraz?n duro debido al ataque mental que estaba viviendo. As? que el ?ngel le trajo el desayuno a la cama a El?as, algo para contrarrestar el fuerte dolor de cabeza. Algo mucho mejor que una Aspirina. Si el diablo est? tratando de sacarte de tus cabales, debes saber que Dios tiene la medicina que necesitas. Este pan y esta agua son tipo y sombra de Cristo. Para algunas personas, pan y agua puede sonar como comida de prisi?n, para alguien encerrado en una c?rcel de un pa?s tercermundista; pero esta, aqu?, representa la comida de la liberaci?n. F?jate en esto. Jes?s es el Pan de Vida que descendi? del Cielo.

Juan 6:50-51, 56-57 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de ?l come, no muera. Yo soy el pan vivo que descendi? del cielo; si alguno comiere de este pan, vivir? para siempre; y el pan que yo dar? es mi carne, la cual yo dar? por la vida del mundo. El que come mi carne y bebe mi sangre, en m? permanece, y yo en ?l. Como me envi? el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, ?l tambi?n vivir? por m?. Cristo es tambi?n la Fuente de Agua Viva. Juan 4:13-14 Respondi? Jes?s y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volver? a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le dar?, no tendr? sed jam?s; sino que el agua que yo le dar? ser? en ?l una fuente de agua que salte para vida eterna. Esta Agua Viva te llenara con Poder para enfrentar a cualquier esp?ritu controlador. Ahora, el toque final. 1era de Reyes 19:7 Y volviendo el ?ngel de Jehov? la segunda vez, lo toc?, diciendo: Lev?ntate y come, porque largo camino te resta.

Piensas que no puedes enfrentar un esp?ritu controlador. Si, la jornada es muy grande para ti en el poder y la fuerza de tu carne, y necesitas un poco de pan celestial y de agua de la mano del ?ngel del Se?or. (v.8) “Se levant?, pues, y comi? y bebi?; y fortalecido con aquella comida camin? cuarenta d?as y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios”. ¡?sa es una buena comida! Este es el tipo de alimento que te sustentar? durante cuarenta d?as, lo cual es una forma de la tentaci?n y la prueba tal y como cuando Jes?s fue al desierto despu?s del bautismo. Pero cuando conf?as en el Se?or, y permites que ?l pelee tus batallas, y te paras junto a ?l y te alimentas con Su Provisi?n; entonces, all? encontrar?s la fuerza para tomar posici?n contra ese esp?ritu controlador en tu matrimonio, en tu trabajo, en la Iglesia. Y esa fortaleza te llevar? a trav?s de tu jornada por cuarenta d?as para que llegues al Monte de Dios.

 Fuera del alcance del control del esp?ritu de Jezabel, Dios se har? cargo de ella, no inmediatamente, pero eventualmente lo har? y Dios puede hacerse cargo de tu “Jezabel”. Jes?s puede romper todo grillete y hacerte libre… Juan 8:36 As? que, si el Hijo os libertare, ser?is verdaderamente libres”.

Escrito originalmente en Ingles por Art Renz,

Traducido al Espa?ol por Ra?l F. Osorio.

Would you like to share this page with a friend?  Click Here 

BlueBar

Satan's Master Plan - Pt.1

BlueBar

My Information